El hombre de las sombras

El hombre de las sombras

Título: El hombre de las sombras
Título original: The Tall Man
País: Canadá / Francia
Estreno en USA: 31/08/2012
Estreno en España: 04/01/2013
Productora: Cold Rock Productions BC / Forecast Pictures / Iron Ocean Films / Minds Eye Entertainment / Radar Films / SND
Director: Pascal Laugier
Guión: Pascal Laugier
Reparto: Jessica Biel, Jodelle Ferland, Stephen McHattie, Jakob Davies, William B. Davis, Samantha Ferris, Katherine Ramdeen, Kyle Harrison Breitkopf, Teach Grant, Alicia Gray, G. Michael Gray, Eve Harlow, John Mann, Jodi Sadowsky, Garwin Sanford, Josh Strait, Colleen Wheeler

Sinopsis:

Julia es una joven enfermera que vive en un decadente pueblo de los Estados Unidos, en el que, inexplicablemente, han desaparecido varios niños en muy poco tiempo. Los más supersticiosos atribuyen las desapariciones al Hombre Alto: un oscuro personaje que, según la tradición, se lleva a los niños. Cuando desaparece también el hijo de Julia, ella luchará no sólo por recuperarlo, sino también por averiguar quién es el Hombre Alto y qué les ocurre a los niños raptados.

Opinión:

¿En serio? ¿De verdad? ¿De verdad de la buena? ¿En serio los responsables de esta película defienden que es licito y moral arrebatar a menores de hogares pobres para entregárselos a ricachones, para beneficio de los chiquillos? Es que aun no me lo creo. Ojiplático me hallo ante tamaña sinvergonzonería, ante una propuesta mas propia del clasismo mas rancio posible. Que unos secuestradores sean elevados a la categoría de héroes en indignante.

¡Mi hijo!

¡Mi hijo!

Y eso que la cosa no empieza nada mal, con una secuencia de las que quitan el hipo, la del secuestro del hijo de la protagonista, una Jessica Biel mas entregada que nunca a su papel intentando dejar atrás su eterno rol de mujer florero. Pero a partir de ahí, el asunto desvaría un huevo y parte del otro. Giros y giros de guión que anulan todo lo visto anteriormente y que convierte lo inverosímil en moneda común.

¿Y mi mama?

¿Y mi mama?

Para llegar a ese patético y moralizante final, que lo único que consigue es convertir el aburrimiento del personal en un cabreo mayúsculo. Y mira, eso si que tiene su merito.

Puntuación:

3 / 10

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: